Blogia
Borradores

ZARAGOZA PREPARA UNA GRAN MUESTRA SOBRE EL LEGADO MUDÉJAR

ZARAGOZA PREPARA UNA GRAN MUESTRA SOBRE EL LEGADO MUDÉJAR

‘Mudéjar’ llegará en octubre

 

Zaragoza prepara una gran muestra

sobre el legado cultural del mudéjar

 

 

Gonzalo Borrás y su equipo ultiman un ambicioso proyecto que se expondrá en el Paraninfo, de octubre de 2010 a enero de 2011, compuesto por más de 300 piezas de todo el país

 

 

Gonzalo Borrás Gualis (Valdealgorfa, 1940) define la palabra mudéjar como “el que se queda, el que permanece, aquel al que se le autoriza a quedarse mediante un pacto, un vasallo tributario”. Los mudéjares eran, por lo regular, moros vencidos de origen aragonés, aunque también había árabes de diversas procedencias. “Básicamente, era una población autóctona la que se expulsó del país, cuya historia se remontaba al año 710, incrementada con población bereber y de otras etnias”. El período mudéjar, precisa Borrás, se iniciaría entre 1085, cuando se produjo en Toledo la capitulación islámica ante Alfonso VI, y concluiría en 1610, el año de la expulsión de los moriscos. Cinco siglos después del final de ese fenómeno cultural, la Universidad de Zaragoza, el Gobierno de Aragón y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, el Centro de Estudios Mudéjares de Teruel, el Instituto de Estudios Islámicos y otras instituciones preparan, tal vez, el proyecto más ambicioso sobre el legado del Islam: ‘Mudéjar’, una gran exposición que se celebrará en el Paraninfo desde el ocho de octubre de 2010 al ocho de enero de 2011.

“Esa muestra en España solo se verá en Zaragoza y estamos intentando que viaje luego a otros territorios; de entrada, ya existen contactos con Rabat. Será algo más que una muestra: se ocuparán las salas de arriba y las de abajo del Paraninfo, se editará un libro-catálogo totalizador y pensado para el gran público, todo y cuanto se sabe sobre el universo mudéjar, redactado por más de una veintena de especialistas; se realizarán numerosas actividades complementarias: música en el Teatro Principal, proyección de cine de ficción y documental todos los días, y nos gustaría recuperar, en colaboración con Horeca, las tapas mudéjares. No es una exposición sobre el mudéjar en Aragón, sino sobre el mudéjar en España, y ahí Aragón, sí, tendrá una importancia decisiva”.

 

EL SER DE ESPAÑA

La exposición intenta responder a una cuestión: ¿cuál es el legado cultural del Islam en la Península Ibérica, “en qué medida eso que se ha dado en llamar ‘el ser de España’ está permeado e influido por la tradición islámica a lo largo del tiempo”? Y ahí aparece con toda su pujanza la cultura mudéjar, la convivencia de judíos, moros y cristianos. Borrás dice que se intentará contestar desde “todos los puntos de vista, incluidas las fuentes árabes y arabistas, porque hasta ahora la historia se había hecho desde las fuentes cristianas, desde las reminiscencias del romanismo y el visigotismo”. Uno de los grandes impactos es, sin duda, la arquitectura mudéjar y el sistema de cantería que ellos utilizaban. Borrás recuerda que la Sevilla cristiana solo pudo hacer la catedral y que todas las iglesias son mudéjares, igual que sucede en Granada con las iglesias del Albaicín o en Toledo. Ofrece algunos datos de esta eficacia: las torres gemelas de Teruel se levantaron en un año; la Torre Nueva de Zaragoza, en 18 meses.

“Se trata de un legado de calado y amplitud. Hasta ahora se había despreciado lo más importante: la decoración. El arte mudéjar es decoración. En el arte mudéjar todo está revestido, sobre cualquier material y a cualquier escala, con inscripciones (el árabe es la forma de la palabra divina), con decoración geométrica, y ahí abundan los lazos, las estrellas, las formas vegetales, siempre estilizadas. El ciudadano, ante esta representación, no tiene que pensar ni discurrir: disfruta, se emociona”. La primera sala de arriba está dedicada a este apartado. Y en la segunda sala, se instalarán las Estructuras Arquitectónicas, donde aparecerán las torres con estructura de alminar, a los que se les añade un cuerpo de campana, aparecerán tipologías de iglesias, las armaduras de las techumbres, que se han hecho tanto en Castilla, se presentará “la arquitectura mudéjar desaparecida y restaurada, como la Torre Nueva, y también contaremos con los cuadros del siglo XIX de Pablo Gonzalvo, lo cual es una primicia. Ahí habrá maquetas, secciones, alzados y plantas, planos...”

 

LA FASCINACIÓN DE LOS OBJETOS

En las salas de abajo, mediante un montaje en expansión con celosías, se instalará “el mundo de las artes decorativas, el de las grandes fascinaciones –agrega Borrás-, el de los objetos. Habrá alfombras, telas, cerámica vidriada, loza dorada, muebles, arquetas, objetos, libros bellamente encuadernados…. Y no solo eso: habrá siempre que sea posible algunas piezas islámicas anteriores porque la cerámica mudéjar, por ejemplo, es una continuación de la cerámica islámica”. ‘Mudéjar’ presentará de más de 300 piezas que proceden de distintos lugares de Aragón, de Extremadura, Castilla-León, Madrid, Valencia, etc., que ya han sido pedidas o se está en ello. Gonzalo Borrás, catedrático e historiador del arte, es el comisario general y artístico del proyecto, cuenta con un equipo de siete personas en distintas comunidades que trabaja desde hace un año (Pilar Mogollón en Cáceres; Rafael López Guzmán en Granada; Alfredo Morales en Sevilla; Teresa Pérez Higuera en Madrid; Pedro Lavado en el Ministerio de Cultura, Manuel Valdés en León y María Isabel Álvaro en Zaragoza), y la vicerrectora Concha Lomba será la coordinadora de presupuestos y organización. El presupuesto no está confirmado todavía. Resume Gonzalo Borrás: “Queremos ofrecer un producto cultural completo e inolvidable”.

*En la foto la torre de la Magdalena.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres